Un instalador desde el Peñón de Ifach.

Mi primera experiencia  como fontanero fue durante un año como instalador en   un edificio de la Ciudad de Calp, en la Costa blanca alicantina.

Éramos muy jóvenes. Los 15 pisos del edificio donde trabajábamos me los subía corriendo para entrenarme para el campeonato de  fin de semana.  Me sentía halagado porque me hubieran elegido, -solo por ser uruguayo;  para integrar como defensa el equipo de fútbol de Gandía, ciudad donde vivíamos unos cuantos obreros como yo, -venidos de todas partes.

Estaba en plenitud de forma y como emigrantes teníamos demasiadas ilusiones en la cabeza. Yo había dejado  atrás  “el corralito” sudamericano de 2002; y el reencuentro con mi  amigo Armando hizo que pusiera en práctica lo que había aprendido siendo un adolescente en la escuela industrial de Montevideo ( UTU-Universidad del trabajo del Uruguay), -y gracias a los consejos de Violeta, en un curso intensivo de fontanería y electricidad antes de venirme  a España.

A mí que lo que me gustaba en verdad era la historia, -yo que aún sigo siendo un antropólogo frustrado, me situó el azar en frente al Peñón de Ifach, en la afamada Costa blanca. Una pequeña ciudad llamada Calp (en Valenciá), o Calpe (en español), por donde habían pasado íberos, romanos, moros y por supuesto cristianos. Allí me hice fontanero, porque no solo mi amigo me presentó y se jugó las fichas por mí, sino que me enseñó secretos que solo se conocen metiendo las manos en la masa.

Era la época del ladrillo, y mientras los giris ingleses y alemanes se tostaban en las tantas calas de la costa alicantina, nosotros colocábamos toda la instalación de fontanería de un moderno edificio adjudicado a la mediana empresa a donde había ido a parar.

Trabajábamos siempre a dúo, y maquetábamos las instalaciones en un banco de pruebas que había en la planta baja. Desde el edificio que ya llevaba un año de construido, yo veía erigirse el sugerente Peñón de Ifach, soñando que algún día podría inventarme una historia de guerra  entre moros y cristianos, ocurrida en aquel pedazo de península cargado de acontecimientos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s